Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
inicio » Cronicas » JORNADA 8: ONCE CABALLEROS 4 - 8 SAN TIRSO

JORNADA 8: ONCE CABALLEROS 4 - 8 SAN TIRSO

Bostezos, caras confusas, miradas tímidas... Este fué el panorama que nos encontramos al entrar en las instalaciones del Once Caballeros en la mañana del sábado. Algo presagiaba que no íbamos a vivir una buena jornada de fútbol, y los que llevamos muchos años en esto, sabíamos que en la mente de los jugadores no pasaba en ningún momento el poder competir con el San Tirso. Ya no solo poder ganar el partido, sino competirlo. Y no nos equivocabamos. Primera jugada del partido, y sin que todavía se llegara al primer minuto, un jugador rival se hace con el balón en medio campo, y se deshace con una facilidad pasmosa de todos los que salen a su encuentro, para finalmente poner el balón en la msma escuadra. Teníamos por delante un partido muy largo.

Estábamos ante un encuentro completamente distinto al anterior. Si bien contra el Burgo las condiciones hacían que hubiera pocos espacios y que debido al campo y los balones, el juego transcurriera con mucha lentitud, el sábado nos encontrabamos con un campo rapídisimo, balones que se hacían incontrlables y para colmo el que a mi parecer es el mejor equipo al que nos hemos enfrentado, pese a que según ellos no tuvieron su mejor día.

Ese gol tan tempranero y de la forma que fué, pudo hacer interpretar a los jugadores del San Tirso que iba a ser más fácil de lo que esperaban, y en el fútbol, en el momento que te confías cualquier rival te puede hacer daño. Seguramente dejaron más espacios de lo habitual en linea defensiva, que sumado al acierto que tuvimos en los últimos metros, hicieron que les anotáramos tres goles aunque siempre a remolque en el marcador. Pero era engañoso, cada vez que el equipo visitante apretaba el acelerador nos entraban como querían mientras nosotros llegábamos tarde a las disputas, no eramos contundente en balones divididos y nos dejábamos superar con suma facilidad. Aspectos del fútbol que no se entrenan, se tienen o no se tienen. Cuando las cosas no salen, cuando el rival es mejor, siempre hay que imperar al orgullo particular, y el otro día, nos lo dejamos en el vestuario al menos durante la primera parte. Al descanso llegamos con 3 a 7 en el marcador, y gracias. Balones comprometidos desde portería y linea defensiva era lo habitual. Era como si nadie quisiera el balón, nos quemaba Se lo pusimos en bandeja.

Era inevitable la reprimenda en el descanso. La segunda parte fué algo más igualada, al menos en cuanto a ganas se refiere, aunque siempre con la sensación de que el San Tirso no quiso hacer mas leña del arbol caído. Al final del encuentro se llegó con un 4 a 8. Esperemos que nos sirva de leccion. No se puede afrontar un partido con una mentalidad derrotista, estamos jugando contra niños de nuestra edad, no contra super héroes. La semana que viene podemos caer en la misma trampa pero con el efecto contrario. No quiero pensar que vaya algún jugador habiendo ganado el partido antes de jugarlo. Días como el del sábado nos tienen que servir de lección a todos para que no se vuelvan a repetir.

Pese al mal partido, también hay que sacar alguna nota positiva. Fuimos capaces de anotar cuatro goles a un equipo que hasta el otro día habia recibido ocho goles en otros tantos partidos, habiendo recibido cinco de un mismo equipo. Eso quiere decir que tambien nosotros tenemos cosas que ofrecer. Además, anotamos el primer gol en jugada de estrategia. Esperemos que estas notas ayuden a recapacitar a los nuestros y nos sirvan para futuros compromisos.