Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
inicio » Cronicas » JORNADA 7: SPORTING BURGO 1 - 4 ONCE CABALLEROS

JORNADA 7: SPORTING BURGO 1 - 4 ONCE CABALLEROS

Partido marcado por las reducidas dimensiones del terreno de juego y el estado defectuoso de los balones, que parecía podría ser un hándicap para los nuestros pero que supieron adaptarse y desplegaron su juego como viene siendo habitual en los últimos partidos. Enfrente teníamos un rival aguerrido que se sentía como pez en el agua en su propio campo cuya principal arma eran los disparos lejanos, muy lejanos. Ante todas estas vicisitudes, el equipo respondió y consiguió una merecida victoria, pese a que una vez más tuvimos que remontar el partido merced a otro regalo que concedimos en la salida del balón. Como decía hace unas semanas, el aprendizaje reside en el intento, y cuando se intenta, a veces se falla.

Pronto expusimos nuestra seña de identidad y nos hicimos con el balón desde el principio aunque sin crear excesivo peligro en ataque. Por contra, el equipo local se defendía bien a espera de que cayera algún balón muerto en nuestra área, y así llegaría el primer tanto, en una jugada desafortunada que Javi Vázquez no acierta a controlar y sirve en bandeja el primer gol del Burgo. Lejos de amilanarse, el equipo se repuso y comenzó a llegar al área contraria con más peligro. El tanto del empate llegaría en el último minuto de la primera parte tras una buena jugada colectiva, que Marcos recoge dentro del área y tras revolverse pone el balón en la misma escuadra con un buen derechazo. Un golazo.

La segunda parte comenzó con un Miguel Fernández muy activo partiendo desde la derecha y de sus botas salió el gol que nos ponía por delante en el marcador. Tras robar un balón en medio campo, cruza la diagonal con una gran protección del balón y cede el balón a Víctor que después de un gran control cruza ante la salida del portero que nada tuvo que hacer. Eran los mejores minutos del Once Caballeros, con Miguel Fernández siendo un puñal por banda derecha, y Miguel Cagiao que volvía por sus fueros y se hacía dueño del centro del campo. El Once llegaba con peligro tanto por bandas como en tiros desde media distancia. Por fin el juego se traducía en efectividad.

El tercer gol no llegaría hasta el minuto 40 cuando Diego, que acababa de salir sustituyendo a Miguel Fernández, aprovecha un rechace tras un disparo de Miguel Cagiao. Así también llegaría el cuarto en el último tramo del partido pero con distintos protagonistas. Disparo de Santi y Marcos aprovecha el rechace para hacer su segundo gol y colocarse como máximo goleador del equipo con seis tantos pese haberse perdido varios partidos por lesión.

Muy buen partido en un campo difícil de los chicos que tuvieron el premio de la victoria y que nos dará moral de cara a los duros rivales que se nos avecinan.