Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
inicio » Cronicas » ALEVIN A: PREVIA ONCE CABALLEROS - PASTORIZA

ALEVIN A: PREVIA ONCE CABALLEROS - PASTORIZA

Superada la resaca de la eliminación frente al Montañeros de los cruces que daban acceso al campeonato gallego, en la que todos esperábamos al menos una eliiminatoria mas reñida, toca cambiar de tercio y pensar en el fútbol 11. Para ello el equipo se reforzó con siete nuevos jugadores procedentes de los equipos que el club mantiene en la misma categoría. Antes de dar comienzo a esta nueva liga, el equipo disputó el torneo del club con un excelente cartel, en el que se superó la primera fase, pero cayó eliminado frente al Deportivo "B", en un duelo más que emocionante y en el que los nuestros plantaron cara en todo momento.

Sin previa toma de contacto, nos plantamos en la casa del San Tirso con la incertidumbre de ver como se acoplaban los jugadores a un nuevo sistema, nuevas dimensiones, nuevos compañeros etc.. El resultado fué más que positivo gracias a la concentración que mostraron los chicos en todo momento: serios en defensa, pocas pérdidas de balón en el centro del campo, y determinantes en la línea delantera. Así, aunque costó abrir el marcador, con paciencia y buena actitud, conseguimos llevarnos de un campo siempre complicado un 0 a 9 que mostraba la superioridad del equipo.

Sin embargo en el segundo partido, producto seguramente de ese resultado tan abultado, la concentración, la actitud y la intensidad no fué la misma, y aunque ganamos el partido de una forma clara, las sensaciones no fueron igual de positivas que en la primera jornada. Muchas perdidas de balón no forzadas, pérdidas de posición por querer llegar cuanto antes a la portería contraria, individualismo etc.. sintomas de relajación y de una supuesta superioridad no justificada.

Afortunadamente esa actitud la cambiamos en la tercera jornada, y aunque no pudimos pasar del empate, el equipo fué claro dominador y merecedor de la victoria. Pese al buen juego, tambien pecamos de querer llegar a la portería contraria demasiado rápido y provocamos gran acululación de jugadores en lineas adelantadas que no hacían otra cosa que formar un embotellamiento que favorecía al juego defensivo del Cambre. No aprovechábamos las bandas y nos reducíamos los espacios nosotros mismos, y es que pese a la juventud de los niños, tenemos que empezar a darnos cuenta que en el campo de fútbol cada uno tiene su posición y sus funciones para que al final el beneficiado sea el equipo: Orden y talento, como decía el Bruxo de Arteixo.

Seguro que vamos mejorando en ese aspecto con el paso de las jornadas y podemos pelear por la liga hasta el final.